Se permiten las reuniones sociales y familiares de más de 10 personas, tanto en exterior como en interior (aunque se recomienda que sean de un máximo de 10) • El ocio nocturno reabre con restricciones (hasta las 3.30h, con 50% de aforo, etc) • Se pueden habilitar espacios de baile en las fiestas mayores (entoldados y similares) • Se pueden sentar hasta 10 personas en las mesas de las terrazas de los locales de restauración • Las medidas tienen una vigencia de dos semanas

Después de la reunión mantenida por el Procicat (comité técnico del Plan de Protección Civil de Catalunya) el pasado miércoles 16 de junio, la Generalitat de Catalunya ha anunciado que se flexibilizan todavía más las medidas de lucha contra la pandemia de la Covid-19 desde el lunes 21 de junio. Algunas de las más destacadas son que las reuniones sociales y familiares pueden ser de más de 10 personas (aunque se recomienda que sigan siendo de un máximo de 10) y que el sector del ocio nocturno puede abrir desde el mismo 21 de junio, con restricciones. Estas medidas, que también tiene que ver con las fiestas mayores, el sector de la restauración, etc, tienen una vigencia de dos semanas (hasta la medianoche del domingo 4 de julio) y se pueden revisar en función de la situación epidemiológica del país.

Comenzando por las reuniones y encuentros sociales, la Generalitat anunció que desaparece el límite de 10 personas máximo, tanto en interior como en exterior. A pesar de esto, el gobierno catalán recuerda los peligros de las aglomeraciones y recomienda que los encuentros  sigan siendo de un máximo de 10 personas (a excepción de los grupos de convivencia mayores).

El sector del oci nocturno también entra en esta batería de nuevas medidas. Se permite la reapertura gradual de los locales de ocio nocturno desde el 21 de junio, pero con restricciones: registro de entrada obligatorio y tienen que guardar estos datos durante un mes para garantizar la trazabilidad; grupos máximos de 6 personas en interiores y de 10 en exteriores, con distancia de seguridad de 1’5 metros entre grupos diferentes; se pemite el baile en la pista (con mascarilla puesta); se limita el aforo al 50% en espacios interiores; los locales están obligados a cerrar a las 3.30 horas.

Otras medidas están relacionadas con el sector de la restauración. El número máximo de comensales por mesa o agrupaciones de mesas es de 6 personas (interior) y de 10 personas (terrazas y espacios al aire libre), salvo que pertenezcan a la misma burbuja de convivencia.

El Procicat también ha aprobado que en las fiestas mayores se puedan habilitar espacios de baile como los entoldados y similares.

Las salas de juego pueden abrir hasta la una de la madrugada (hasta ahora tenían que cerrar a las 22 horas).

En los gimnasios, desde el 21 de junio no es necesario pedir cita previa para acceder a su interior (y de otros equipamientos deportivos). La cita previa se sustituye por un control de acceso y un registro para controlar el aforo y la trazabilidad de los contactos.

En cuanto a las fiestas de final de curso y graduación, se mantiene la obligatoriedad de llevar mascarilla pero se permite que los alumnos y alumnas se puedan hacer una fotografía de grupo sin llevarla puesta.

Otras medidas incluyen cambios en los límites de aforo de actividades diversas. Por ejemplo:

  • Actividades religiosas (aforo al 70%, con un máximo de entre 1.000 y 3.000 personas por acto y en función de las condiciones de ventilación del espacio)
  • Asambleas (aforo al 70% y con un número máximo de 1.000 personas y condicionado a garantizar la ventilación mínima)
  • Equipamientos cívicos (hasta el 70% de aforo autorizado, si en los espacios y locales abiertos al público se garantiza la ventilación mínima establecida).

A pesar de esta flexibilización de las medidas y los datos de vacunación, personas infectadas, ingresadas en hospitales por la COVID, etc, seguimos en pandemia y hay que seguir respetando las medidas de seguridad sanitaria.

El gobierno catalán ha dicho que todavía es pronto para hablar de la retirada de la obligatoriedad de llevar la mascarilla puesta en espacios públicos exteriores (por la calle, etc).